soledad

¿Y qué si te amo y no encuentro la palabra
para desembocar en tus labios?
Si sos muda, ciega, etérea, indiferente,
pero tan atractiva, pero tan sensible…
si tu cuerpo es poesía para locos,
es orgásmico, cambia, vuelve,
pero no existe
¡pero claro que existe!
Si te estoy viendo desnuda,
mojada suelta sonriente,
intocable pero fácil y accesible
para el que soporta tu presencia,
tu ausencia,
por años, por siglos,
por toda la eternidad, amén.
¿Y qué si nunca te voy a ver?
¡Pero si te estoy viendo ahora!
y es un regalo para mis verbos,
esos que callo cuando ya no hay más nada
que el tacto
del anhelo de tu amor.

Subscribe via Email

Like the article above? There is no harm to subscribe to the latest articles from this blog directly via email.