Tuesday, October 23, 2018

La SIDE, Carrió, CFK y yo. Un fragmento de vida.

Él estaba sentado frente al ordenador. Tenía unas severas ganas de matar. Visitó la web de Carrió y empezó a escribir sus delirios.
Tiempo antes tenía un blog que protestaba frente al gobierno de CFK. Luego le llegó un mail a su bandeja de entrada con una amenaza de muerte, de un tal hectorcobos@hotmail.com.
Pero volviendo a la web de Carrió encontró un motivo para vivir, encontró un lugar en el mundo. Desde allí lanzaba amenazas al gobierno de CFK. Por ejemplo, decía un diputado K va a sufrir y al otro día le robaban a un diputado K. Así pasó el tiempo mientras la Dra. CFK empezaba a tener temor.
La SIDE lo había tomado, es decir Stiuso lo había marcado. El hombre frente al ordenador no recuerda exactamente qué le escribía a Carrió. Pero sabía que se había transformado en un peligro para la gobernante de turno CFK. El sabía de su poder, pero no razonaba. Era eso su vida en ese momento.
Entre medio de todo esto su ex pareja le hacía la contra con su blog escribiendo cosas hirientes y a eso se le sumaron muchos blogs de diferentes personas. Convirtiendo su entretenimiento en bullying. Llegó un momento clave en dónde su ex pareja comentaba un post de él y ese comentario luego desapareció. Luego le hackearon el blog de él y él ya sabía que había un carpetazo sobre su espalda. Algún juez había intervenido.
Después de meses él termina internado en un psiquiátrico. Dónde es interrogado sobre su vida. Él responde mansamente todo lo que le preguntaban los doctores.
Al final salió de allí y comenzó a mandarle poemas de amor a una chica y esa chica no respondía nada. Luego lo volvieron a amenazar por acosar a esa chica.
Él pobre tipo ahora también estaba acusado y sentenciado de por vida por acosador.
Pasaron los años y el hombre seguía solo sin que nadie le hablara. Sólo su familia le regalaba, a veces, unas palabras.
Entre todo esto su madre también fue amenazada de muerte. Una camioneta frenó y le grito “A vos te voy a reventar”. El pobre chico sentía aún más culpa. Pues ahora no era solo él el amenazado sino su madre también.
A esto hay que agregarle que cuando vivía con su pareja le tiraron gallinas muertas en la puerta de su casa y en la puerta de su trabajo. Lego pasó el tiempo y lo volvieron a amenazar de muerte tirando un montón de gallinas muertas en la puerta de la iglesia donde él iba.
Este es un fragmento de la pobre vida de Emanuel Tomasin Borda.
Que Dios lo guarde.
Amén.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home